domingo, marzo 12, 2006

Una historia de un joven estudiante

No es un artículo científico lo que pongo a continuación, pero es una bonita historia que creo que puede gustar. Puede ser verídica o no, pero hace pensar.

Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta:
-¿Dios creó todo lo que existe? -
Un estudiante contestó:
-Sí, lo hizo. -
-¿Dios creó todo? -
-Sí señor, respondió el joven. -

El profesor contestó:
-Si Dios creó todo, entonces Dios hizo al mal, pues el mal existe, y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo. - El estudiante se quedó callado ante tal respuesta y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la fe cristiana era un mito.

Otro estudiante levantó su mano y dijo:

-¿Puedo hacer una pregunta, profesor? -
-Por supuesto -, respondió el profesor.
El joven se puso de pie y preguntó:
-¿Profesor, existe el frío? -
-¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío? -
El muchacho respondió:

-De hecho, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en realidad es ausencia de calor. Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor. -

-Y, ¿existe la oscuridad? -, continuó el estudiante.
El profesor respondió:

-Por supuesto. -
El estudiante contestó:

-Nuevamente se equivoca, señor, la oscuridad tampoco existe. La oscuridad es en realidad ausencia de luz. La luz se puede estudiar, la oscuridad no, incluso existe el prisma Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está compuesta, con sus diferentes longitudes de onda. La oscuridad no. Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de luz. ¿Cómo puede saber cuan oscuro está un espacio determinado? En base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así? Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente. -

Finalmente, el joven preguntó al profesor:
-Señor, ¿existe el mal? -
El profesor respondió:

-Por supuesto que existe, como lo mencioné al principio. Vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son del mal. -
A lo que el estudiante respondió:
-El mal no existe, señor, o al menos no existe por si mismo. El mal es simplemente la ausencia de Dios, es, al igual que los casos anteriores, un término que el hombre ha creado para describir esa ausencia de Dios. Dios no creó al mal. No es como la fe o el amor, que existen como existen el calor y la luz. El mal es el resultado de que la humanidad no tenga a Dios presente en sus corazones. Es como resulta el frío cuando no hay calor, o la oscuridad cuando no hay luz. Entonces el profesor, después de asentir con la cabeza, se quedó callado.


El joven estudiante se llamaba...

Albert Einstein

20 Comments:

Anonymous Braulio said...

Yo le habria preguntado; si Dios lo creó todo en un determinado instante...¿quien creó a Dios?SI es eterno...¿a que se dedicaba Dios mil años antes de crear el universo? Si no es eterno debe tener un origen, ¿cual?
¿Sabes responder tú estas preguntas, pseudocientifico?

2:19 a. m.  
Blogger Carlos said...

Claro que sé responderte. Eso sí, si no te importa relájate y modera tu tono, porque a lo mejor se me quitan las ganas de publicar otro mensaje tuyo.

A Dios nadie le creó porque es el Ser que es por sí mismo (¿sabes tú filosofía?) y no necesita, por tanto, que nadie le de la existencia. Ese es el concepto de Dios que hasta un ateo mínimamente culto conoce.

Si Dios no es eterno, no es Dios. Ese es otro concepto que hasta un ateo mínimamente culto conoce.

"¿A qué se dedicaba Dios mil años antes de crear el Universo?", preguntas. Cuando comienza a existir el Universo con el Big Bang (teoría más aceptada por la comunidad científica) comienza la existencia del espacio y del tiempo (espacio-tiempo, juntos por lo ligados que están). Antes del Big Bang o del inicio del Universo no había ni espacio ni tiempo. Hablar de mil años antes del Universo no tiene el más mínimo sentido. Esto es algo que hasta un ateo mínimamente culto conoce.

7:53 a. m.  
Anonymous Braulio said...

Entonces mil años antes de la creacion, ¿habia o no habia Dios? y si es así, a que dedicaba su tiempo? SI no sabes responder lo comprenderé; hasta ahora nadie ha sabido hacerlo.

1:01 p. m.  
Blogger Carlos said...

Mira, te he respondido y lo voy a volver a hacer por cortesía. Me has repetido la pregunta clavada, pero vuelvo a contestártela.

Origen del Universo = origen del espacio y del tiempo. Eso no lo duda ningún científico. Si en el origen del Universo se produce el origen del tiempo, ¿cómo va a haber algo temporal antes? No se puede hablar de mil años antes del origen del Universo porque, sencillamente, no existía el tiempo al igual que no existía el espacio. La pregunta está contestada, si no la quieres entender o quieres hacerte el sordo, alla tú.

Segundo punto: que si había o no había Dios y a qué dedicaba su tiempo. Mal planteamiento. Esa frase contiene términos temporales, cuando el tiempo no existía antes del Universo.

Supongo que tú querrás saber (o te referirás en tu pregunta) lo siguiente: como Dios crea el Universo (aunque tú no lo creerás, cosa que respeto), también crea el espacio y el tiempo. Entonces, ¿cómo va a estar sometido pues a algo que crea Él? A Dios no le afecta el tiempo por el sencillo hecho de que es algo que crea. Por tanto, hablar de a qué dedicaba su tiempo es algo incongruente. Dios está por encima del espacio y del tiempo, y eso es sin más un hecho filosófico (no hace falta ni acudir a la religión).

Tan incongruente como hablar de mil años antes de la creación. Hablar de qué ocurría (término temporal) antes del tiempo no tiene sentido físico.

Por otra parte, podría empezar a hablar de la Santísima Trinidad (contestaría a tu mal formulada pregunta de qué "hacía" Dios), pero eso lo puedes consultar tú mismo en el Catecismo de la Iglesia Católica.

He contestado a tu pregunta y esta vez de forma más extensa. Si nadie ha sabido contestarte es porque estarán mal informados.

Saludos.

3:36 p. m.  
Anonymous Braulio said...

Usted perdone pero antes del big ban, lo que no existia era materia, no espacio. Aun asi sigue dandome bonitos circunloquios propios de clases de confirmacion. En fin, seguiré buscando algun creyente que me sepa responder...saludos.

8:40 p. m.  
Blogger Carlos said...

Eso no es cierto. A la creación de materia le acompañó la creación del espacio y del tiempo. Eso lo dice la Física. Es más, el tiempo y el espacio están íntimamente ligados. Piensa que sin tiempo no puede haber espacio y sin espacio no puede haber tiempo. Ni más ni menos que el mismo Einstein habla en la Teoría General de la Relatividad sobre el espacio-tiempo, no sobre el espacio y el tiempo (en ella habla de la curvatura del mismo por la presencia de masa). Dime tú, ya que eres tan relisto, cómo puede haber espacio sin tiempo. Contradice a Einstein, si es que te atreves.

Pero cree lo que te dé la gana, que es lo que vas a hacer. Te he contestado y simplemente no recibes la respuesta que quieres oír. Comprendo que te moleste, no esperaba otra cosa.

Por mi parte, ha sido un placer hablar contigo, señor Pared.

P.D.
Leer Física hace bien. Pido perdón a otros lectores por hablar de "antes" del Big Bang.

9:45 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

En todo caso el mal es la ausencia de bien, no la ausencia de Dios. Otra cosa es que los creyentes identifiquen a Dios con el bien hasta el punto de hacerlos indistinguibles. Pero hay creyentes muy devotos que hacen el mal y ateos redomados que hacen el bien.

Por otra parte, la historia es bonita, pero a mi parecer inverosímil, porque cualquier profesor de física sabría (o debería saber) que el frío y la oscuridad no existen por sí mismos, sino como ausencia de otra cosa.

10:44 a. m.  
Blogger Carlos said...

Que haya creyentes muy devotos que hacen el mal y ateos redomados que hacen el bien no significa que sean separables Dios y bien. El problema del tema de Dios es caer en eso de que "los creyentes identifiquen a Dios con tal o cual cosa". Dios es inmutable, no se puede acomodar a las ideas de algunos. No es que Dios sea amor y bondad porque yo lo identifique con eso, sino porque Él muestra que lo es. Yo no identifico a Jesucristo con el amor y la bondad porque estoy empeñado en que lo sea, sino porque su mensaje y sus obras muestran que es bondad y amor.

Sí, probablemente la historia sea inverosímil. Aunque no especifica qué materia daba el profesor...

11:40 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

De Rober:
Hoy he visto por primera vez este estupendo blog. Quiero hacer observar que Carlos no sólo se defiende muy bien sino que además procura hacer una inestimable labor pedagógica. Empresa muy loable pero para verdaderos titanes por los tiempos que hoy nos tocan vivir. Y es que, como hoy, nunca ha sido tan manifiesto que "la ignorancia es atrevida"y no sólo sino que ha encontrado un aliado muy poderoso: la tecnología que se la amplifica. Es gracioso leer al señor braulio, el "doctor Pared", ¡qué genial!, el hombre se envalentona pero no se da cuenta que lo que afirma y/o pregunta es "un círculo cuadrado". Pídele que te divida un cuadrado en tres mitades. Y si después de eso emite una respuesta, según cual sea podrás seguir teniendo una paciente pedagogía con él, puede ser hasta divertido aunque de esfuerzo sobrehumano. Bastaría que leyese un poco más, como muy bien le has recomendado. Y si la respuesta que emite es la otra, entonces por caridad cristiana recomiéndale un buen terapeuta si es que la cosa tiene cura.

11:28 a. m.  
Anonymous Luis Fernando said...

El problema no es si hay Dios o si no hay Dios, el problema es la Fe, y de ahi se basa toda religión en el mundo entero, que va desde un simple religioso, como yo que ve en el nacimiento de la vida, llamese un bebe, el retoño de una hierba luego de que la tierra es devastada por el fuego, a alguien superior en la planeacion de la vida; o hasta el mas culto ateo, que trata de identificar todo racionalmente, tratando de explicar preguntas como ¿quien creo a Dios?, no puedo responder algo tan profundo, ya que que yo recuerde no estuve el dia de la creacion, pero siempre me ha gustado trazar infinitas soluciones a la pregunta ¿Que hubo antes del tiempo?, yo no soy de aquiellas personas que dicen que Dios Creo el Universo, simplemente le dio la forma que deseaba, simplement5e fue el primer ser pensante, no como nosotros que decimos que pensamos, sino pensante, un ser que por su capacidad de pensar se las ingenio para crear lo que era impensable, creo ha sido el unico en deducir la "Real Ley sobre la Materia", en donde es posible crear la materia desde la nada.
A lo que talvez voy, es simple, la fe mueve montañas, pero hay veces que ni la Fe misma puede con los corazones, la fe no nesecita razones para existir, no nesecita un pasado, ni un futuro para saber que esta ahi, al igual que Dios, no nesecita una razon para existir, simplemente esta ahi.

2:57 p. m.  
Blogger Carlos said...

Me cuesta un poco entender tu mensaje. Pero te contesto lo que creo deducir de él:

La pregunta de quién creó a Dios no tiene sentido. No se puede contestar porque no tiene sentido. La idea de Dios (esto ya es filosofía y nos estamos yendo por las ramas...) es la del Ser que es por sí mismo, aquél que no necesita que nadie le dé el ser, que no necesita ser creado.

Insisto: preguntarse qué hubo antes del tiempo no tiene el más mínimo sentido. Y eso lo dice Hawking, que es ateo...

"yo no soy de aquiellas personas que dicen que Dios Creo el Universo, simplemente le dio la forma que deseaba". No le veo sentido a esta afirmación. Si Dios crea el Universo, lo crea tal cual es, pero no se trata de que hubiese una masa informe a la que Dios dio forma según su voluntad. Esto me suena a creacionismo más que a ciencia...

Eso de que es el único que ha sido capaz de deducir "no-sé-qué-ley" que te acabas de inventar, tampoco tiene sentido. Mira, no existe una ley que nosotros aún no hayamos descubierto y que cuando lo hagamos seremos capaces de crear materia en un laboratorio... No. Lo siento, eso contradice a la propia Termodinámica. Y no es ciencia en absoluto.

Parece que primero dices que Dios dio al Universo la forma que deseaba (por tanto no lo creó) y luego dices que a través de eso que te has inventado, Dios fue capaz de crear la materia de la nada (por tanto, creó el Universo). Total, que te contradices y has montado un lío, que ni me atrevería a calificar de pseudofilosófico, sin ningún sentido.

En serio, no entiendo tu mensaje.

Saludos,

Carlos.

4:08 p. m.  
Anonymous di Lampedusa said...

Oh, cuántos problemas surgen de usar palabras con significados diferentes. Lo hacen los creyentes y los no creyentes, y todo es un lío del que prefiero abstenerme. Lo hacen incluso los mismos creyentes, por ejemplo los científicos y los no científicos, o los creyentes de distintas religiones. ¿"Sabemos" cómo es Dios igual que "sabemos" qué es un electrón? ¿Dios "manifiesta" su naturaleza igual que lo hace un electrón? Ya no hablo de modos, sino del significado último de "saber" y "manifestar". (Un poco en la misma línea, ¿podemos "remitir" a alguien al Catecismo del mismo modo que lo "remitiríamos" a las Feynman Lectures on Physics para consultar una definición? Claro que podemos, pero en contextos muy diferentes).

Anticipo que soy creyente. Creo en Dios, aunque no me guste hablar de eso, y creo que el mensaje cristiano es una cosa cojonuda que no recibe toda la atención que se merece por parte de la población general, y que por el contrario recibe una atención distorsionadora por parte de ciertos círculos influyentes. Y de esto sí que me gusta hablar, pero no voy a hacerlo aquí porque no viene al caso.

Dicho esto, explico que tengo la convicción filosófica siguiente: la máxima aspiración de todas las actividades humanas es comprender al propio hombre. No se puede más que eso. Ni en la Física, ni en la Literatura, ni en la Filosofía. Todas las disciplinas conducen al hombre, y ya sabemos cuán deficientemente lo hacen, pues somos limitados. Así pues la Teología sólo puede, con suerte, conducir al conocimiento del hombre. Comparte con la Filosofía, la Psicología o la Antropología las limitaciones propias a nuestra condición, pero a mayores se impone una dificultad añadida al cambiar su punto de mira. Mirar hacia Dios cuando sólo podemos, con suerte, vernos a nosotros mismos, se me hace una deficiencia en la metodología.

También tengo la convicción humanística (ya no tan de filosofía de base, sino más práctica) siguiente (y que conste que la pongo para completar mi opinión, y no porque el tema aquí tratado se aproxime a esta cuestión, así que nadie se piense que con lo que sigue respondo a nada de lo antedicho. Eso ya va en el párrafo previo):

1) Opino que Dios sólo debería aparecer en boca de los hombres, como mucho, por alguno de los siguientes motivos: a) para alabarle en Su misteriosa grandeza b) para agradecerle Sus infinitos dones y misericordia y c) para pedirle humildemente iluminación en las decisiones difíciles, y perseverancia y Su bendición para llevar a cabo nuestras resoluciones. Puedo a duras penas entender un cuarto caso, el lamento en el infortunio, cuando es en realidad asimilable a los anteriores. Ahora no se me ocurre ningún caso más que yo acepte alegremente que no sea en realidad semejante a estos. Todos ellos, preferiblemente, en la intimidad o en círculos reducidos.

2) Cualquier otro uso del nombre o de la figura de Dios provoca inmediatamente en mí suspicacia, que se transforma en gran malestar cuando es para justificar decisiones o anhelos humanos, y que llega a la repugnancia y al rechazo absoluto cuando lo que se pretende es regir o aun influir en la vida de otras personas, a pesar de que yo pueda estar de acuerdo con esas decisiones, anhelos e influencias. Creo que para estos fines bastan la experiencia personal, la experiencia histórica o transmitida oralmente, o incluso la pobrecita y limitada investigación científica.

Ustedes disculparán que les haya colgado aquí esta reflexión que sólo viene a cuento muy tangencialmente, pero esos dos puntos anteriores los he escrito para intervenir en un debate calentito en fechas recientes. Con este post no hago más que reflexionar un poco más para elaborar mi opinión, que nunca está de más.

Lo que quiero decir con todo esto es que no me parece mal que un científico hable de Dios, ni mucho menos que crea en Él. No me parecen cosas incompatibles a priori. Sólo opino que todo tiene un límite. Más allá de las convicciones personales hay cosas de las que "se puede" hablar públicamente, y otras en las que es mejor callarse. Y aquí entramos, nuevamente, en la sutileza de los significados, y algún mosqueado habrá que se enoje con eso de "se puede". Pero no se debe vivir enojado, eso sólo limita nuestro conocimiento y causa acidez de estómago. Serenidad y paciencia.

Me gusta este blog, ánimo con él.

11:37 a. m.  
Anonymous noa said...

¿Y por qué tiene que existir Dios? ¿No podemos existir sin más, como algo fortuito? ¿Que no nos haya tenido que crear ninguna consciencia superior, al igual que, se supone, no hubo ninguna que crease a Dios?
Personalmente, creo que Dios, tal y como nos lo ha dado a conocer la religión católica, no existe. Pienso que Dios no es más que una idea, a la que recurrimos principalmente cuando estamos desesperados y necesitamos algo en lo que focalizar nuestras plegarias y nuestra angustia, con la esperanza de recibir alguna respuesta, por pequeña que sea, pero que nos satisfaga de alguna manera, y poderla identificar con un acto divino. Es como si necesitásemos que haya alguien observando cuando sufrimos, para poderle decir: "¡¡mira cómo sufro, tienes que hacer algo!!".
Esa es la idea de Dios en la que NO creo en absoluto. Bueno, en relidad es que no creo en ninguna idea de Dios...
Aunque tampoco comprendo muy bien qué queria decir Einstein con la "ausencia de Dios", ya que, también, a Dios se le define como omnipresente, es decir, que no puede haber nada en lo que no esté Dios...
No pretendo molestar a nadie con mi opinión, ni mucho menos, ya que en lo que sí que creo es en la libertad de pensamiento y de creencia. Y comprendo perfectamente la necesidad de la creencia en Dios de muchas personas, aunque no la comparta, pero la respeto.
Vaya por delante que soy bastante ignorante en cuestión de religión, por lo que es muy posible que haya dado alguna patada a algún precepto religioso en lo que he dicho. (Si es así, es evidente que estás en tu derecho de corregirme, y además te lo agradeceré).
No es más que una opinión personal, nada más...
Un cordial saludo.

4:56 p. m.  
Blogger Carlos said...

Antes de nada, Noa, he de agradecerte el tono respetuoso de tu comentario. No es fácil hoy día encontrar alguien ateo que muestre respeto por la religión.

No molestas con tu opinión en absoluto y, mientras sea desde el respeto, cualquiera puede dar su opinión.

¿Por qué tiene que existir Dios? Buena pregunta. Yo como católico creo en la existencia de Dios por haber tenido experiencia de la misma y de Él. Sé que existe porque en mi historia he visto muchas veces como Él está presente de manera efectiva y eficaz, sin necesidad de recurrir a la pura coincidencia para explicar ciertos hechos. La gente creyente cree en Dios precisamente porque tiene una experiencia de Él. Es como el amor: cuando tú quieres a alguien y te corresponde y sabes que hay amor entre los dos, ya pueden venirte con cualquier razonamiento bueno o malo que ponga en duda la existencia de ese amor, que tú sabes firmemente que hay amor.

Por mi experiencia personal (y creo que cualquier creyente puede decirte lo mismo) he de desmentir la creencia en Dios por miedo o temor. Yo no creo en Dios para afrontar mis temores. Creo en Dios porque sé que murió por amor a mí en una cruz y porque me lo ha demostrado continuamente en mis 21 años (casi 22 ;) ) de vida. Sinceramente, ante un amor tan grande es difícil resistirse :) . Dios es amor, no temor. Cualquiera que tenga una idea de Dios como refugio de los temores, sea ateo o creyente, está en un error. De hecho, si alguien cree en Dios por fundamentar sus temores y encontrar cierto consuelo, su fe es más bien pobre. Esto no quita para que luego Dios nos ayude con nuestras luchas, temores, deseos, proyectos e ilusiones, pero la fe no se fundamenta en esto, sino en el amor.

¿Por qué tiene que existir Dios? Dejando claro que la base de la creencia en Dios es lo que te he expuesto, se podría preguntar uno al ver un cuadro o una escultura: ¿por qué tiene que existir un pintor o un escultor? La respuesta es evidente, y esa pintura o escultura es insignificante con la precisión que tiene el Universo para funcionar de manera tan buena y que permite que en un planeta dado exista la vida.

Te dejo una anécdota que está en el grupo de frases aleatorias que hay arriba a la derecha en el blog:

En cierta ocasión Newton hizo que un hábil mecánico le hiciera un modelo del Sistema Solar. Bolas que representaban los planetas estaban engranadas juntas de modo que su movimiento en órbita fuera conforme a la realidad. Un día un amigo ateo visitó a Newton. Al ver el modelo lo hizo funcionar y exclamó lleno de admiración: '¿Quién lo hizo?' Newton respondió: '¡Nadie!' El ateo replicó: '¡Tú crees que soy un tonto! Por supuesto que alguien lo ha hecho, y es un genio.' Entonces Newton le dijo a su amigo: 'Esto no es sino una imitación insignificante de un sistema mucho mayor cuyas leyes tú conoces, y yo no puedo convencerte de que este simple juguete no tiene diseñador y hacedor; ¡sin embargo, tú afirmas creer que el gran original del cual se tomó este diseño ha llegado a existir sin diseñador o hacedor!'

Un cordial saludo,

Carlos.

8:07 p. m.  
Anonymous noa said...

Carlos, ni mucho menos tienes que agradecerme que te "hable" con respeto, puesto que pienso que es lo mínimo que debemos a la gente que tiene el valor y la creatividad de hacer blogs tan interesantes como el tuyo. En cuanto a Dios, bueno supongo que, para unos Dios engloba: amor, belleza, armonía...y un sin fin de cosas buenas más. Yo simplemente pienso que el amor es amor, sin más, la belleza es belleza y la armonía o la perfección, es sólo (y nada menos) que eso. Sin atribuírselo a nada ni nadie más.
Y Jesucristo, una persona excepcional, pero tan humano como cualquier otro, sin quitarle el mérito a su modo de vivir y a su infinita capacidad de amar...
Cuando hablaba de que, según se nos ha enseñado, Dios es omnipresente, quería decir que, todo católico, cristiano, o creyente de cualquier religión debería de asumir que Dios está también en lo que por lo general identificamos como “malo”, o perverso, porque todo forma parte de lo mismo, sólo que son 2 caras de la misma moneda. No puede haber lo uno sin lo otro, y tampoco se debería de excluir a Dios de nada de lo que existe. Por eso es por lo que el concepto de bueno, o “bondad” y “maldad” son tan confusos, y la línea que los separa, demasiado difusa en muchas ocasiones como para decir: “aquí está Dios y aquí no”.
Es paradójico, ¿sabes? : a los NO creyentes nos cuesta creer que hubiese una consciencia creadora, y a los creyentes no; pero admitís que Dios NO ha sido creado, sino que ha existido siempre. Pero, en cambio os cuesta creer que el Universo también podría haber existido si más, (yo qué sé; lo mismo por una fluctuación cuántica del vacío, o por una violación momentánea de la conservación de la energía…, quién sabe), sin que nadie lo haya creado (al igual que Dios).
Es casi como la anécdota que me citas de Newton, pero al contrario, (por cierto, preciosa; te agradezco el regalo). Ambas anécdotas, ésta y la de Einstein del post, son verdaderamente bonitas.

Lo cierto es que este tema da para mucho, y ya te estoy acaparando bastante.

No obstante, veo que aún eres muy joven, y confío que esa alentadora y bonita idea de Dios que tienes, te acompañe siempre. Siempre y cuando NO te sirva para discriminar entre los que piensas que contienen a Dios y su interior, y lo que no, porque ahí es donde empiezan unos a querer diferenciarse de otros…

Yo, por mi parte, no puedo compartir tu creencia, aunque, como ya dije, la respeto.
Otro cordial saludo de una atea ;).

4:31 p. m.  
Blogger Carlos said...

Yo creo que el problema no está en que la bondad o la maldad sean conceptos confusos en los que no está claro cuál es la línea que los separa. El problema es que se ha llegado a aceptar el relativismo como algo válido y cuando se acepta esto es cuando se crea confusión.

Lo siento, pero Dios no puede estar en lo malo. Por el propio concepto de Dios. Si "el Dios cristiano" es amor no puede estar en las cosas malas, sería una contradicción.

Hay que tener también cuidado con otro asunto: una cosa es que Dios esté en todas partes (omnipresencia) y otra que Dios forme parte de cosas (cosa que no es así). Es que hay algunos que creen que Dios está en una piedra, o que es el Universo y cosas así, o que la Tierra es un ente vivo y otras cosas...

Sí, la verdad es que el tema es muuuuy amplio, ¿verdad? En fin, que hay que ver, un blog científico, me descuido poniendo un artículo... ¡y hablamos de todo menos de ciencia! Pero claro, tanto se usa hoy incorrectamente a la ciencia para atacar a la fe que en algún sitio tendrá que estar alguien poniendo las cosas claras.

Un cordial saludo ;)

6:50 p. m.  
Anonymous noa said...

No te preocupes. Aunque seamos diametralmente opuestos ante la idea de Dios, (yo sí que acepto el relativismo como algo válido, :)), y, ni yo consiga convencerte a tí, ni tú a mí, lo bueno es haber podido conversar de ello de una manera cordial y respetuosa, independientemente de cuál de los 2 pueda llevar o no razón. Es bueno confrontar puntos de vista, aunque tú estés cada vez más convencido de que Dios existe y yo esté plenamente convencida de lo contrario. Asi que, seguiré visitando tu blog de cuando en cuando a ver que noticias interesantes de ciencia tienes para deleitarnos.
Un afectuoso saludo y hasta la próxima...

12:41 p. m.  
Anonymous noa said...

¡Ah, olvidé un cosa en mi anterior comentario! Ahi va una bonita frase de regalo para tu blog:
"Dios está detrás de cada puerta que la ciencia consigue abrir"
Albert Einstein.
La leí hace años, y se me quedó grabada desde entonces...Es una de las frases más bonitas que he oído, de uno de mis personajes preferidos de la historia.

Saludos de nuevo de una NO creyente redomada, :).

6:39 p. m.  
Blogger Carlos said...

Gracias, aunque ya la tengo. ¡Lo que no entiendo es cómo siento atea redomada te encantan tanto ciertas frases y anécdotas que tratan de Dios! ;)

9:23 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Acabo de leer la historia de Einstein y me parece un poco forzada. El hecho de que el frío sea ausencia de calor y la oscuridad ausencia de luz no tiene nada que ver con que la maldad sea ausencia de Dios. De la misma manera podríamos decir que la bondad es la ausencia del demonio y que no existe por sí misma. Podemos percibir frío y oscuridad a través de los sentidos. La maldad y la bondad no funcionan en ese sentido. No creo que existan por sí mismas, sino a través de asignaciones que hacemos a diferentes actos y conductas de acuerdo a nuestra ética y moral. No me gusta hacer juego de palabras, y esto lo estoy pensando mientras escribo, pero si el bien no existe por sí mismo como una entidad y la maldad es la ausencia de Dios, podríamos identificar a Dios con la bondad, llegando a la extraña conclusión de que Dios tampoco existe por sí mismo, sino a través de la fe de sus creyentes.

5:31 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home

visitas desde el 2 de Septiembre de 2005.

Ciencia y Preguntas: blog creado en Agosto de 2005.


Ciencia - Preguntas - Ciencia y Fe - Principio Antrópico - Misiones espaciales: NASA, ESA - Artículos científicos - Enlaces de ciencia - Libros científicos - Fotos e imágenes del Universo - Directorio de Blogs en España - Blog de HazteOir.org (Blogs HO)