sábado, diciembre 24, 2005

¡Feliz Navidad!

Deseo a todos los lectores una muy feliz Navidad.

viernes, diciembre 23, 2005

Objetivo: Plutón y el Cinturón de Kuiper

La nave New Horizons de la NASA está cerca de su tiempo de despegue rumbo al noveno planeta del Sistema Solar, Plutón y su luna Caronte. El lanzamiento está previsto para Enero de 2006 desde el Centro Espacial Kennedy y será llevado a cabo por el cohete Atlas V. La misión llegará al planeta en el año 2015. Lo poco que sabemos de Plutón es que es un planeta rocoso y helado. ¿Por qué es así? Quizá al lector le parezca significativo cómo puede ser que este pequeño planeta no sea gaseoso y mucho menos gigante, a diferencia de los planetas exteriores del Sistema Solar (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno). Una hipótesis que podría explicar éste hecho es que Plutón podría pertenecer al Cinturón de Kuiper, un conjunto de cuerpos de carácter cometario que orbitan alrededor del Sol a una distancia entre 30 y 50 UA (Unidades Astronómicas. 1 UA = distancia promedio Tierra-Sol). Estos objetos se encuentran más allá de la órbita de Neptuno.

Plutón es un planeta de tercera clase, lo cual no significa que carezca de importancia. A la primera clase o categoría pertenecen los planetas terrestres: Mercurio, Venus, Tierra y Marte. Son en su mayor parte objetos rocosos. La segunda categoría la componen los gigantes gaseosos, que poseen atmósferas gruesas compuestas por hidrógeno: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Plutón y Caronte pertenecen a la tercera categoría: tienen superficies sólidas pero, a diferencia de los planetas terrestres, una parte significativa de su masa está compuesta por material helado como agua en estado sólido (hielo), dióxido de carbono, nitrógeno, metano y monóxido de carbono.

New Horizons hará escala en Júpiter para realizar estudios científicos en Febrero o Marzo de 2007 y llegará al planeta binario en Julio de 2015. ¿Por qué llamarle planeta binario? Caronte es de tamaño muy parecido al de Plutón y ambos giran en torno a un eje imaginario en el que se encuentra el centro de gravedad de ambos. Caronte es la mayor luna con respecto a su planeta del Sistema Solar. Después de estudiar Plutón y su luna, New Horizons irá más allá: se adentrará en el Cinturón de Kuiper para investigar sobre algunos de estos cuerpos preguntas básicas que se hacen los científicos: propiedades de la superficie, geología, actividad interna y atmósferas.

¿Cuál es la historia del Cinturón de Kuiper? En 1951, Gerard Kuiper (considerado padre de la moderna astronomía planetaria) postuló que debía existir una zona más allá de Neptuno, a una distancia entre 30 y 100 UA, donde se originaban los cometas de corto período. Puede que existan al menos 70.000 pequeños cuerpos helados entre las 30 y las 50 UA. Nuestro sistema actual de detección no puede constatar que haya más cuerpos a una distancia superior a 50 UA, pero es posible que existan. A los objetos del Cinturón de Kuiper se les denomina KBOs (Kuiper Belt Objects).

¿Por qué es interesante estudiar el Cinturón de Kuiper? Sus objetos son remanentes de las primeras fases de acreción del Sistema Solar. Su región más densa, la central, se condensó para formar los planetas gigantes gaseosos. En la región menos densa la acreción progresó lentamente, aún así se formaron pequeños cuerpos.

Una pregunta importante es la siguiente: ¿es Plutón un planeta? Podemos pensar intuitivamente qué es o qué no es un planeta. Si pensamos que es un cuerpo, ya sea rocoso o gaseoso, que orbita alrededor de una estrella, en este caso nuestro Sol, podemos llegar a la conclusión de que un cometa también lo hace y no es considerado planeta. Si pensamos que si dicho cuerpo, además de trazar su órbita alrededor de una estrella, posee un satélite que orbita en torno a él, dicha condición tampoco es la de planeta ya que existen asteroides que tienen sus propios satélites. Quizá lo que defina a un planeta sea su tamaño. Pero lo cierto es que, científicamente, no existe una definición oficial de planeta. Tampoco los científicos se ponen de acuerdo. Algunos astrónomos piensan que con su órbita elíptica tan excéntrica, que hace que durante 20 de los 249 años que tarda en describir una órbita alrededor del Sol se encuentre más cerca del mismo que Neptuno, y su extraño plano orbital hacen que Plutón se comporte más bien como un objeto del Cinturón de Kuiper que como un planeta. A su vez, señalan que Plutón es más pequeño que nuestra Luna. Uno de los científicos que se muestran a favor de este punto de vista es Hal Weaver, del proyecto New Horizons. Sin embargo, Plutón es esférico, como el resto de planetas, mientras que los asteroides tienden a tener formas irregulares. Así mismo, presenta atmósfera y tiene estaciones. Como se puede observar, el debate está servido. La solución en Julio de 2015.

Fuentes:

http://www.nasa.gov/mission_pages/newhorizons/main/index.html
http://pluto.jhuapl.edu/science/scienceOver.html
http://www.astroseti.org/vernew.php?codigo=978
http://es.wikipedia.org/wiki/Cintur%C3%B3n_de_Kuiper
http://www.astrogea.org/asteroides/kuiper.htm

jueves, diciembre 22, 2005

La geodinamo (II)

El satélite Magsat midió el campo geomagnético sobre la superficie de la Tierra en 1980; el satélite Oersted lo hizo 19 años después, en 1999. Comparando estos campos magnéticos con una diferencia de 20 años se ha realizado un gran descubrimiento. Hay que aclarar que estas mediciones se han hecho con limitaciones; de todos modos, las observaciones realizadas han sido muy interesantes.

Se sabe ahora que el campo magnético terrestre se origina en cuatro grandes zonas del límite núcleo-manto. A pesar de que la geodinamo produce un intenso campo magnético, tan sólo un 1% del mismo se extiende más allá del núcleo. La estructura dominante de este campo, en la superficie, es dipolar y la mayor parte del tiempo se encuentra alineada con el eje de rotación de la Tierra. Igual que en un imán, las líneas de este campo magnético primario salen del núcleo por el hemisferio sur geográfico y entran de nuevo en él por el norte, donde se encuentra el polo sur magnético. Sin embargo, el Magsat y el Oersted revelaron que las líneas de campo no se distribuyen con uniformidad por el globo, sino que la mayor parte de la intensidad total del dipolo se origina bajo Norteamérica, Siberia y la costa de la Antártida.

Urich R. Christensen, del Instituto Planck para la Investigación del Sistema Solar, cree que estas grandes zonas van y vienen durante miles de años y son producto de la convección del núcleo en continua evolución. ¿Puede un fenómeno similar ser la causa de las inversiones del dipolo? Sabemos que las inversiones pasadas ocurrieron a lo largo de períodos de unos 4.000 a 10.000 años, que son tiempos cortos. El dipolo tardaría 100.000 años en desaparecer en caso de detención de la geodinamo. Al ser estos períodos cortos y al producirse, por tanto, una transición tan rápida, debe existir algún tipo de inestabilidad que destruye la polaridad original a la vez que genera una nueva. En el caso de las inversiones individuales, dicha inestabilidad puede consistir, probablemente, en algún tipo de cambio caótico en la estructura del flujo magnético, que sólo de vez en cuando consiga la inversión del dipolo global. Sin embargo, la frecuencia de las inversiones podría estar sujeta a un mecanismo externo, tal como un cambio de temperatura en la zona más profunda del manto, que fuerce al núcleo a cambiar las pautas de ascenso de material.

Gauthier Hulot y sus compañeros del Instituto Geofísico de París, estudiaron los datos obtenidos por el Magsat y el Oersted. Descubrieron que las variaciones duraderas del campo magnético proceden de lugares del límite núcleo-manto en los que el sentido de las líneas de campo es opuesto a la normal en el hemisferio que se trate. La mayor parte de dichas zonas se extienden bajo la región del extremo sur de África occidental hasta el extremo meridional de Sudamérica. En esta zona, las líneas de campo apuntan hacia el núcleo, cuando la mayoría lo hace en sentido opuesto.

Al comparar los datos obtenidos por ambos satélites, se llegó a la conclusión de que continúan formándose nuevas zonas de campo invertido en el límite núcleo-manto. Las zonas más antiguas han aumentado y se han desplazado ligeramente hacia los polos. A finales de la década de 1980, David Gubbins, de la Universidad de Leeds, empleando mapas viejos del campo magnético, se percató de la proliferación, crecimiento y migración hacia los polos de estas zonas, lo que daba cuenta del declive histórico del dipolo. Dichas observaciones pueden explicarse de la siguiente forma: si consideramos las líneas de campo magnético como "congeladas", es decir, solidarias al núcleo terrestre. Por el efecto de Coriolis, en el núcleo terrestre los vórtices del fluido distorsionan las líneas de campo hasta disponerlas en haces de tubos. Cada torsión aprisiona más líneas en el núcleo e incrementa e valor del campo. Si esto ocurriera sin límites, el campo magnético crecería de forma indefinida. Pero la resistencia eléctrica tiende a difuminar y suavizar los giros de las líneas de campo, frenando la expansión del campo mangético sin eliminar la dinamo.

En el límite núcleo-manto se forman zonas de campo intenso, normal o invertido, cuando los remolinos y los vórtices interactúan con los campos mangéticos toroidales de dirección este-oeste inmersos en el núcleo. Estos movimientos y turbulencias pueden curvar y torcer las líneas del campo toroidal hasta convertirlas en lazos, los campos poloidales, de orientación norte-sur. En algunas ocasiones, es el fluido ascendente el que provoca la curvatura. Si dicho fluido tiene fuerza suficiente, la parte más alta del lazo poloidal saldrá del núcleo. Dicha expulsión origina dos zonas de campo, en el límite núcleo-manto: una de sentido normal (en el mismo sentido que el campo dipolar del hemisferio en cuestión) y otra de sentido invertido. Cuando la zona de líneas invertidas se acerca más al polo geográfico que la zona normal, el resultado es un debilitamiento del dipolo, que cerca de sus polos es más sensible a los cambios. En estos momentos se está dando dicha situación en la zona invertida que se halla bajo el extremo meridional de África. Para producirse una inversión de la polaridad a escala planetaria, la zona invertida debería crecer y engullir la región polar entera, hecho que debería ocurrir al mismo tiempo en el otro polo.

(Continúa en "La geodinamo (III)")

Fuente:
Gary A. Glatzmaier, Peter Olson; Investigación y Ciencia (junio de 2005)

domingo, diciembre 18, 2005

¿Qué fue la estrella de Navidad?

Documento redactado por Salvador J. Ribas (Universitat de Barcelona). Basado principalmente en los estudios realizados por Mark Kidger (Instituto de Astrofísica de Canarias).

¿Qué guió a los Reyes Magos de Oriente? Astrónomos de todo el mundo han tratado de dar una explicación precisa a un hecho que sucedió hace más de 2000 años.

A.- Un debate de más de 1000 años

Cuando llega la Navidad todo el mundo se dispone a adornar sus casas y uno de los elementos que no falta prácticamente nunca es la Estrella de Navidad, ya sea situada en el belén indicando el establo o coronando el árbol de Navidad.

Como dice el Evangelio y ha recogido la tradición popular, una estrella guió a los Reyes Magos de Oriente hasta encontrar el lugar donde se hallaba el Niño Jesús. Lo que no nos cuenta es la naturaleza de tan fascinante objeto y, por tanto, astrónomos de todo el mundo han intentado analizar este hecho a lo largo de la historia, respondiendo a preguntas como: ¿Qué fue? ¿Podemos conocer el fenómeno que lo causó? ¿Podremos identificarla algún día?

Es bien conocido que desde hace más de diez siglos se ha tratado de dar una explicación razonada sobre el tema. Se han encontrado textos que hablan de la Estrella datados del siglo X y pinturas claramente motivadas por esta polémica, como la obra de Giotto "Adoración de los Reyes Magos" del siglo XIV. En la era científica encontramos textos escritos por el eminente astrónomo Johannes Kepler, alrededor del año 1600, intentando explicar el fenómeno con un destacable rigor científico.

También recientemente algunos astrónomos han tratado de analizar las diversas hipótesis que se han ido dando a conocer a lo largo de la historia y de esta forma poder eliminar aquellas que no tengan fundamento. Uno de los astrónomos que últimamente más se ha involucrado en la cuestión, tras la publicación de su libro
“Star of Bethlehem”, es el astrofísico Mark R. Kidger del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). Buena parte de lo que aquí se presenta está basado en sus estudios.

B.- ¿Qué sabemos de la Estrella?

Hemos de partir del hecho que no disponemos de ningún texto escrito por testigos oculares del evento, si no que hemos de fijarnos en documentos de la vida de Jesucristo que fueron escritos unos años después de su muerte. Es muy habitual pensar que la única referencia procede del Evangelio de San Mateo, cuando en cambio se pueden encontrar otras en los denominados evangelios apócrifos -aquellos textos escritos en estilo bíblico pero que nunca han sido incorporados a la Biblia- atribuidos a Jaime e Ignacio. A pesar de este hecho la información es escasa y, habitualmente, contradictoria.

En primer lugar tenemos que Mateo, Jaime e Ignacio hacen referencia a que los Magos llegaron a Belén guiados por una estrella indescriptiblemente grande y brillante, mientras que otros evangelistas como Lucas ni tan siquiera lo mencionan. Si la Estrella era tan destacada, ¿cómo no la menciona Lucas y más si tenemos en cuenta que los evangelios de Mateo y Lucas son muy parejos? La respuesta más probable a este hecho es que Mateo disponía de documentos complementarios que exponían la Natividad de manera más detallada.

En segundo lugar hay que recordar la sorpresa del Rey Herodes por las explicaciones de los Magos al respecto de la Estrella. Parece imposible pensar que un objeto tan brillante, según los Magos, no lo viese ni Herodes ni nadie de su corte, o ¿quizá sus súbditos si lo vieron y prefirieron ocultárselo? Esta última hipótesis es más que probable según expertos en la materia.

En este marco de falta de información fiable por la ausencia, ya descrita, de textos escritos por testigos directos, sólo podemos plantearnos tres tipos de hipótesis para resolver el enigma, tal y como lo realiza el investigador Mark R. Kidger:

1.- La Estrella de Navidad es un mito y probablemente nunca existió. Sería una posibilidad razonable ya que ningún rey ni emperador de la época nacía o moría sin que pasen fenómenos celestes o terrenales extraordinarios para dar mayor importancia a la noticia.

2.- La Estrella de Navidad es un suceso milagroso y por tanto una manifestación de la mano de Dios, donde no podemos intervenir para averiguar el evento de manera científica. Si esto es así, evidentemente éste análisis no tendría ningún interés ni habría explicación científica válida.

3.- La Estrella de Navidad fue un evento astronómico verdadero y es sólo cuestión de tiempo y paciencia discernir cual de las diversas hipótesis que se han planteado -cometas, meteoros, supernovas, novas, planetas...- es posible. Es este sentido el que permite la investigación científica y en ello nos centraremos de ahora en adelante.

C.- La fecha de Navidad

Para poder explicar un evento, en ciencia, necesitamos saber dónde y cuándo se produjo. En este caso sabemos muy claramente el sitio pero no tenemos una idea clara de la fecha. Es bien conocido que el día 25 de diciembre no es exactamente el día en el que nació Jesús y además tampoco somos capaces de asegurar en que año fue.

En tiempos de Jesús, bajo el dominio y expansión del Imperio Romano, el calendario se regía por el año de la fundación de Roma -ab urbe condita-, así si Roma se fundó el 753 a.C. entonces el año 2004 es el 2757 ab urbe condita. Después de la caída de Roma, hacia el siglo V d.C., el calendario romano se fue extinguiendo y un hombre llamado Dionisio Exiguus intentó habilitar un nuevo calendario basado en la Navidad.

Dionisio, para conocer la fecha de nacimiento de Jesucristo, fue contando los años de vida de los diversos emperadores romanos y así fijó el año 1 d.C. Éste método se ha usado para fechar sucesos en muchas otras tradiciones y es un método eficaz siempre y cuando no se comenta un error al contar o se olvide algún rey o emperador. Dionisio olvidó que César Augusto gobernó primero como Octavio, lo que introdujo un error de 5 años. Así que Jesucristo probablemente nació alrededor del año 5 a.C.

Pero volvamos a los textos bíblicos, sabemos por los Evangelios que Jesucristo nació después que Octavio promulgase un censo, que muy probablemente era el del año 8 a.C., y que Herodes el Grande reinaba en Judea. Herodes murió, según los cronistas de la época, entre un eclipse de Luna y la Pascua judía. Gracias a cálculos modernos (
ver el análisis de Mark Kidger) se ha podido determinar que la fecha de Navidad sería hacia el año 5 a.C. (como los cálculos de Dionisio) sin descartar que pudiera ser el año 6 a.C.

Pero, sabemos ¿qué día? Desde el año 194 d.C., se han ido sucediendo diversas hipótesis, pero si usamos el sentido común podemos resolver el problema. Si como dice el Evangelio, había pastores en el campo implica que no podía ser una fecha de invierno si no muy probablemente una fecha primaveral y, además, si tenemos en cuenta que los hostales estaban llenos -cosa que sucedía habitualmente por Pascua- podemos concluir que lo más probable es que Jesús naciese en una fecha próxima a la Pascua del año 5 a.C., lo que nos llevaría a la segunda quincena de abril del año 5 a.C. como fecha de Navidad.

¿Por qué lo celebramos en diciembre? Las comunidades cristianas escogieron este día por la proximidad a la fiesta pagana del solsticio de invierno, en la que se adornaban las casas con ramos verdes -el árbol de Navidad actual- y se hacían múltiples regalos para conmemorarlo tal y como hacemos ahora. Es muy habitual que las tradiciones religiosas adapten sus fiestas a los calendarios paganos preexistentes para permitir una mayor y más profunda presencia de sus tradiciones.

D.- ¿Qué no fue la Estrella de Navidad?

Una vez tenemos fijada la fecha, primavera del año 5 a.C., debemos buscar que fenómenos astronómicos pudieron llamar la atención de los Magos de Oriente. El primer paso en esta búsqueda es eliminar aquellas posibilidades que aún habiendo sido contempladas en múltiples ocasiones, no son posibles:

1.- Venus: Es el planeta más espectacular y a la vez sorpresivo, ya que debido a su órbita de planeta interior a la Tierra, hace que sea un objeto observable en algunas épocas justo antes de la salida del Sol y en otras justo después de la puesta. En cualquier caso era un objeto muy bien conocido desde civilizaciones muy antiguas y no podía sorprender a conocedores del cielo.

2.- Una supernova: Por sus características de objeto que aparece de manera súbita y de gran brillo, tenía a priori muchas posibilidades de ser una buena hipótesis. De hecho, algunos astrónomos chinos parece ser que detectaron un objeto de este tipo hacia el año 4/5 a.C. que podría ser compatible con la fecha, pero siempre queda un remanente en la región donde explota la supernova y todas las búsquedas en este sentido han fallado. Así pues es una hipótesis descartada.

3.- El cometa Halley: Es una de las hipótesis que más habitualmente se ha dado por buena, ya que cálculos realizados en el siglo XVIII de la órbita de este cometa periódico -aparece cada 76.5 años- daban que debería haber pasado en al año 1 a.C. y por tanto tendría alguna posibilidad de ser la Estrella de Navidad siempre y cuando Dionisio no se hubiera equivocado. De todas formas los cálculos recientes indican que el Halley pasó en al año 12 a.C siendo plenamente compatible con una observación cometaria realizada por astrónomos chinos, así que no puede ser el anhelado objeto.

4.- El cometa Hale-Boop: La aparición de este astro durante la Navidad de 1996-97 abrió las puertas a las especulaciones ya que los cálculos daban que este cometa inició su periplo por el Sistema Solar hacia la fecha de interés. El brillo que tendría en ese momento lo convertía en inobservable incluso para los telescopios más potentes de la actualidad.

5.- Un meteoro: Se ha contemplado la hipótesis de una lluvia de estrellas y que un bólido marcase la dirección, pero estos eventos duran pocos segundos y sería por tanto incompatible con la Estrella. Una posibilidad alternativa es las denominadas Cirílidas, que son una lluvia de meteoros en que todos se suceden marcando una dirección concreta. Así se produjo a principios del siglo XX y un fenómeno similar podría haberse producido en cualquier otra fecha. Ahora bien, los pocos segundos de duración de estos bólidos no serían compatibles con el tiempo de un viaje de los Magos de Oriente. El problema de esta hipótesis va relacionado con la duración del evento.

6.- Una conjunción de Venus y Júpiter: Según parece hubo un evento de este tipo muy espectacular en Babilonia, de donde parecen proceder los Magos. El fenómeno consistió en que la conjunción era tan próxima que Venus eclipsó parcialmente a Júpiter. Pero se ha podido calcular que este fenómeno sucedió en el año 2 a.C. y no es compatible con las fechas de Navidad calculadas.

7.- Una ocultación por la Luna: Este fenómeno es altamente común -el pasado año 2004 se ha producido con Júpiter y se observó fácilmente desde EEUU- y por tanto es improbable que despertase una curiosidad tan grande en los Magos de Oriente como para emprender un viaje. El astrónomo americano Michael Molnar ha defendido la teoría de una ocultación de este tipo en la constelación de Aries (el cordero), muy relevante para los judíos, como Estrella de Navidad si consideramos que el año fue el 6 a.C. en lugar del más probable 5 a.C.

E.- ¿Qué pudo ser? Conclusiones

Los dos fenómenos que explican con garantías el evento es una triple conjunción de Marte, Júpiter y Saturno o bien un cometa o una nova observada por los chinos en el año 5 a.C. Una tercera opción es la propuesta realizada por Michael Molnar y que hemos comentado anteriormente.

La conjunción de Saturno y Júpiter se suele producir cada 20 años y se tiene conocimiento que se produjo hacia el año 7 a.C. en Babilonia. Lo más destacado es que se produjo sobre la constelación de Piscis, también de gran importancia para el pueblo judío. Para los babilonios, Júpiter era el planeta bueno y Saturno el malo, por tanto es muy probable que a las mentes confusas de la época les llamase la atención que "decidiesen" encontrarse el bien y el mal en una zona de cielo tan emblemática.

Otro punto a favor de la relevancia del hecho es que, unos meses más tarde, hacia el febrero del año 6 a.C. hubo un nuevo fenómeno planetario entre Marte, Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis. Si tenemos en cuenta que Marte era la representación del dios de la Guerra y que el fenómeno era observable en la puesta de Sol, implica que debió llamar la atención de los observadores de la época.

Este evento es también bastante común, pero lo que no lo es tanto y lo que hace pensar al investigador Mark Kidger que esta es la buena dirección, es que sucedieron los dos fenómenos en tan poco tiempo y acto seguido sucediera lo siguiente:

Los astrónomos chinos detectan la aparición de un po-hsing que es un comenta sin cola o una estrella que aumenta el brillo de manera súbita, lo que denominamos una nova. Este objeto, que en caso de ser un cometa seguro que no era ni el Halley ni el Hale-Boop, también se encuentra mencionado en las crónicas coreanas y nos dicen que fue visible durante 70 días como mínimo.

Tenemos pues una nova brillante que aparece en el cielo y según los cálculos de los historiadores chinos y coreanos se produjo alrededor el mes de Marzo del año 5 a.C. Pues, ¡¡ya lo tenemos!! La fecha de Navidad que se cree como buena era en abril del año 5 a.C., así que amigos hemos encontrado la ESTRELLA DE NAVIDAD.

Como a alternativa a la nova o al cometa chino, algunos investigadores encabezados por Constantino Sigismondi, han planteado la posibilidad que estas conjunciones coincidiesen con uno de los máximos de brillo muy espectaculares de la estrella variable Mira Ceti.

En conclusión, es muy probable que los Magos estuviesen especialmente pendientes del cielo después de dos eventos ocurridos en Piscis, analizados en detalle por Mark Kidger, y de la ocultación en Aries, propuesta por Michael Molnar. Por tanto la aparición de una nova (o el caso Mira descrito por Sigismondi) les hiciese pensar que el Mesías del pueblo judío ya había llegado y los encaminase hacia el lugar donde las escrituras decían que se produciría: Belén.

Fuente:
http://serviastro.am.ub.es/monogr/estel_nadal_cas.html

domingo, diciembre 11, 2005

Sesión astronómica

Ayer tuve la gran suerte de estar con unos amigos y entre los presentes estaba un amigo astrofísico y Carreira, ya mencionado en este blog. Realizamos una sesión astronómica sencilla pero muy emocionante. Observamos con un telescopio newtoniano de unos 10 cm de diámetro, si mal no recuerdo, el cielo nocturno y vimos Venus (con su fase), la Luna, empleando un gran aumento con el que pudimos ver detalles como el cráter de Copérnico o el de Platón, Marte, las Pléyades y Albireo, una estrella doble (amarilla y azul), en la constelación del Cisne.

Fue una gran experiencia. Lo más bonito, para mí, fue la observación de las Pléyades. Todas las observaciones me encantaron, pero nada tiene que ver contemplar una fotografía hecha por el Hubble, que está muy bien, con ver a través del telescopio y con tus propios ojos tal cúmulo de estrellas. Albireo también fue un bonito espectáculo.

Después, en casa, apunté al cielo nuevamente con un telescopio refractor de 60 mm de diámetro para observar una vez más las Pléyades, Marte, la Luna y la constelación de Orión, con su cinturón, Betelgeuse y Rigel.

Fue una noche memorable.

viernes, diciembre 09, 2005

Espiando el cielo

En la web de la NASA se nos ofrece una interesante utilidad llamada Sky spy safari. Nos explica gráficamente el funcionamiento de un telescopio (ya sea un refractor, un newtoniano, o el mismísimo Hubble) y nos muestra un planisferio con nebulosas y galaxias destacables y las fotografías tomadas con estos telescopios, además de las imágenes a partir de ondas de radio.

martes, diciembre 06, 2005

Desde Saturno, firmado: Cassini

La NASA tiene nuevas imágenes de los satélites de Saturno tomadas por la sonda espacial Cassini. Si el lector recuerda, fue lanzada la misión Cassini-Huygens, en cooperación de la NASA, la ESA y la Agencia Espacial Italiana, con el objetivo de estudiar Saturno y sus satélites, concretamente Titán, que posee actividad volcánica. Huygens se separó de Cassini y se lanzó contra este satélite con atmósfera y, además de analizar su composición, mostró la primera imagen de la superficie de Titán (la ESA nos permitió entonces experimentar lo que habríamos escuchado a lo largo del recorrido si hubiésemos bajado con la cápsula Huygens hacia Titán).

Ahora Cassini envia nuevas fotos. Por ejemplo, podemos observar una imagen de Rhea (a la izquierda) que muestra cráteres y más cráteres (gran cantidad de ellos) en su superficie. En ella podemos observar un cráter destacable en el centro, de unos 90 km de ancho y un conjunto de depresiones que siguen una línea a la derecha, posiblemente muestra de actividad tectónica. También se observar señales de impacto mucho más pequeñas, como si una nube de pequeños objetos hubiese impactado contra Rhea.

Esta imagen fue tomada por Cassini el pasado 26 de noviembre desde una distancia de 500 km del satélite. Rhea se encuentra a 1528 km de Saturno y es la segunda luna más grande tras Titán.

Otra imagen que podemos comentar es de Enceladus. En esta imagen se observa la expulsión de miles de partículas heladas. La imagen fue tomada el 27 de noviembre. Es un gran descubrimiento, ya que presenta erupciones activas, al igual que Io (luna de Júpiter) y Tritón (luna de Neptuno). Para la Dra. Carolyn Porco "este ha sido seguramente uno de los resultados más emocionantes". Las emanaciones mostradas por Cassini provienen del polo sur de Enceladus. La emanación más débil y prolongada se extiende por lo menos hasta 300 millas por encima de la superficie del satélite.

Los científicos analizaron las imágenes tomadas de Enceladus a principios de año en un esfuerzo por demostrar las prontas apariciones de las emanaciones que eran, de hecho, reales y no debidas a imperfecciones en la cámara. Las imágenes recientes formaban parte de un plan para confirmar la presencia de estas expulsiones de materia. El Dr. Andrew Ingersoll, del Instituto de California de Tecnología (Pasadena), dijo: "pienso que lo que vemos son las partículas de hielo en chorros del vapor del agua que procede de aberturas presurizadas. Para formar las partículas y llevarlas alto, el vapor debe tener una cierta densidad y eso implica temperaturas sorprendentemente tibias para un cuerpo frío como Enceladus."

Comparando las imágenes nuevas con datos obtenidos más recientemente por Cassini, los científicos esperan obtener retratos tridimensionales más detallados de esta luna y entender cómo ha surgido dicha actividad. De momento no están seguros del motivo. "Enceladus se parece a un cometa inmenso", ha dicho el Dr. Torrence Johnson, miembro del equipo del Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory; JPL) de la NASA (Pasadena). "Sólo en el caso de Enceladus, se cree que la fuente de energía de la actividad similar a un géiser puede estar debida a la calefacción interna, causada quizás por radioactividad y mareas, antes que la luz del Sol que causa las colas de los cometas."

Más imágenes obtenidas por Cassini:























Fuentes:
http://www.nasa.gov/mission_pages/cassini/main/index.html
http://saturn.jpl.nasa.gov/home/index.cfm
http://saturn.jpl.nasa.gov/news/press-release-details.cfm?newsID=619

*NOTA: al tomar la noticia de la web de la NASA, lo que ellos llaman "plumes" (plumas, plumaje o penacho en español) yo lo he traducido como "emanaciones".

viernes, diciembre 02, 2005

Fenómenos paranormales: nada nuevo bajo el sol

Según he leído en algunos blogs, la cadena de televisión Cuatro de Polanco, apuesta en un programa por los fenómenos paranormales, extraterrestres y demás. La verdad es que no he visto el programa y no pienso verlo ya que no me gusta perder el tiempo con estos temas, al igual que no me tragaría un programa de "Manuela, la pitonisa" que según sale el as de bastos o la sota de oros te irá bien en la vida o no.

¿Por qué escribo entonces sobre el tema? Por algo que me ha venido a la memoria de hace un par de años, aproximadamente. Es algo que refleja el peligro de querer mezclar churros con merinas: algo de lo que gustan investigadores tan bien documentados como J.J. Benítez. Es el peligro de querer invadir el terreno de la ciencia con pseudociencia, que adopta injusta y parcialmente el nombre de la ciencia, propia de un guión más pésimo que el de la película Independence Day.

Como decía, hace cosa de dos años (puede que más, no recuerdo bien), ocurrió un fenómeno en la atmósfera terrestre en la zona de Méjico. Lamento reconocer que mi memoria es buena para ciertas cosas y pésima para otras; desconozco si se vió algún "objeto", o algo similar a un objeto definido, si lo que se vieron fueron "luces" o qué ocurrió. Lo cierto es que algo pasó de tal forma que para los nada entendidos o poco documentados fue el momento de su vida para conseguir que se les escuchase. Por ejemplo, el periodista Manolo Giménez anunció claramente en un programa matutino de TVE que eso que se había visto era un OVNI real. Recuerdo, por contra, que leí en ABC que se había dado una explicación absolutamente científica y veraz al fenómeno atmosférico ocurrido sin tener que recurrir a platillos voladores.

Existen programas de búsqueda de vida extraterrestre llevados a cabo por instituciones científicas serias: sin ir más lejos, esto se lleva a cabo por la NASA, el Centro de Astrobiología de Madrid (asociado a la NASA), existe el proyecto SETI, en sus misiones la ESA también busca la posibilidad de existencia de vida ajena a la Tierra... Particularmente, pienso que este trabajo no dará ningún fruto, o sí lo hará haciendo ver que somos únicos en el Universo. Sin embargo, respeto este trabajo puesto que para averiguar la verdad y salir de dudas hay que investigar. Respeto la ciencia y la admiro, y si estoy en un error y algún día se descubriese vida inteligente extraterrestre y se probase científica y verazmente, no tendría problema en reconocer mi equivocación (aunque dudo que llegue ese día).

Pero nunca se pueden tomar como verdad afirmaciones de pseudoperiodistas (nunca mejor dicho) sobre temas que deben ser tratados por la ciencia y no por simples manipuladores en busca de su minuto de gloria, así como tampoco pueden ser tomadas en serio declaraciones de personas que, por causa de la proliferación desde hace años del tema OVNI, han manifestado que fueron secuestradas por alienígenas.

La seriedad, la objetividad y el método científico son algo muy necesario. El resto sobra.

Aclaración sobre Creacionismo

Quisiera aclarar algo. Yo he usado la palabra Creacionismo, al hablar del Principio Antrópico, como una manera de entender que Dios creó el Universo, que existe ciertamente una evolución, pero que ésta no es aleatoria, sino que tiene un fin: está diseñada. Acabo de leer en ALBA que el creacionismo es una corriente de cristianos fundamentalistas, muy extendida en Estados Unidos, que toman la Biblia literalmente (cuando no es un libro científico) y rechazan de plano el Darwinismo. Yo rechazo tal postura. Quizá creé confusión en su momento.

Gracias.

Observando el Sol

Actualmente me encuentro, en algunos momentos de tiempo libre y siempre que el tiempo lo permita, dando mis primeros pasos como astrónomo aficionado. Mi situación es como la de un niño pequeño que está aprendiendo a caminar, que le cuesta mantener el equilibrio y que se cae continuamente. Quién sabe hasta dónde llegará esta afición, espero que lejos con el objetivo, simplemente, de satisfacer mi curiosidad y poder sentir el placer de observar el espacio y también el tiempo, ya que una mirada al firmamento por la noche es un viaje a cómo era el Universo hace millones de años...

Hace casi una semana, sin embargo, me propuse observar el Sol empleando el telescopio. Debo advertir que no se puede emplear la mirilla de localización del telescopio ni tampoco se debe mirar a través del mismo: es sumamente peligroso. Lo que hice, como cualquier astrónomo aficionado sabrá, fue proyectar el Sol en una cartulina blanca (también vale una hoja de papel). Se puede buscar con facilidad la dirección en que debemos poner el telescopio para proyectar nuestra estrella empleando la sombra de nuestro aparato sobre el suelo. Después se enfoca a gusto y se observa. El telescopio empleado es un refractor Alstar de 60 mm de diámetro y la lente empleada es de 20 mm.

El tiempo no era muy bueno, tan sólo tuve unos cuantos minutos de observación antes de que llegaran las nubes y los primeros resultados fueron ligeramente desalentadores. Se veía claramente el disco solar, pero poco más. Sin embargo, ayer repetí la experiencia y pude ver una mancha en la superficie del Sol. Se veía ligeramente, pero bastó para despertar nuevamente mi curiosidad e interés. De modo que cuando lleguen las vacaciones por Navidad, construiré un pequeño dispositivo casero, que cualquiera puede fabricar, para hacer más cómoda la proyección y observación del Sol.

¿Qué son las manchas solares? Son zonas de la fotosfera más frías que el resto de la superficie del Sol. Mientras que la temperatura de la superficie se sitúa en torno a 5800 K, en dichas manchas la temperatura ronda los 3800 K. En las mismas hay grandes campos magnéticos. El campo magnético de la Tierra es de 0.5 gauss (valor aproximado; también es del orden de 10^(-5) Tesla: 1 T = 10000 G). El del Sol es de 1 gauss. El campo magnético en las manchas solares toma el valor de 3000 gauss. Son la mejor prueba de la rotación del Sol, observando su variación, que tiene un período de 26 días en el ecuador y 36 en los polos. Durante períodos de gran actividad solar se han observado muchas manchas, mientras que en otros de actividad casi nula prácticamente no aparecen.

Las manchas solares tienen dos zonas diferenciables: la sombra (más oscura) y la penumbra. La siguiente imagen, obtenida por el Telescopio Solar Sueco SST, del Instituto de Astrofísica de Canarias, es la de mayor calidad que se tiene hasta el momento de la superficie del Sol, en la que se observa una mancha solar.

Fuentes:
http://www.iac.es/gabinete/oteide/themis/2themis.html
http://www.iac.es/gabinete/iacnoticias/2-2001/05.pdf
http://www.xtec.es/~rmolins1/textos/es/sol01.htm
http://www.windows.ucar.edu/tour/link=/sun/sun_magnetic_field.sp.html
http://www.astronomiaonline.com/informacion/sistemasolar/manchassolares.asp
visitas desde el 2 de Septiembre de 2005.

Ciencia y Preguntas: blog creado en Agosto de 2005.


Ciencia - Preguntas - Ciencia y Fe - Principio Antrópico - Misiones espaciales: NASA, ESA - Artículos científicos - Enlaces de ciencia - Libros científicos - Fotos e imágenes del Universo - Directorio de Blogs en España - Blog de HazteOir.org (Blogs HO)