viernes, septiembre 23, 2005

Manuel Carreira S.J.

En el anterior artículo tengo como referencia los comentarios y opiniones del sacerdote jesuita Manuel Carreira. Conozco a gente no creyente, en mi propia universidad, que nada más nombrarle un sacerdote pasa olímpicamente de lo que dicho sacerdote diga.

Los sacerdotes son hombres muy bien preparados y formados. Pero es que Manuel Carreira no es un sacerdote cualquiera. Extraigo de una página de internet, en inglés, su curriculum:

Biography
Fr. EMMANUEL M. CARREIRA, S.J. has Licentiates in Philosophy and Theology, a Master in Physics, and a Ph.D. in Physics from The Catholic University of America in
Washington, D.C. obtained with work on Cosmic Rays directed by Dr Clyde Cowan, codiscoverer of the neutrino.


He taught for 32 years The Philosophy of Nature at Comillas University, in Madrid, and Physics and Astronomy at the College level in Washington and Cleveland, alternating semesters. As part of the faculty and staff of the Vatican Observatory he participated in summer courses in Astrophysics. For 15 years he was a member of the Observatory Board of Directors.

He has lectured with the sponsorship of the Vatican in Mexico, Colombia, Peru, Argentina, Uruguay and Chile. Other invitations have led to talks in Germany and Ireland, and in numerous Spanish universities. He also presented invited papers on Science and Faith in Cali and Medellin (Colombia), at the Congress on Metaphysics and Science (September 2000, Rome) and again at Santiago de Compostela (September 2002). His special interest is centered in Cosmology, for its implications for Philosophy and Theology.


His e-book in English, Essays on Faith and Science, is available in the Web.

jueves, septiembre 22, 2005

El Principio Antrópico (I)

En breve seguiremos viendo qué ocurrió tas el Big Bang, pero antes me gustaría mostrar algunos datos curiosos, por llamarlos así, de los que habla el P. Manuel Carreira S.J. en un libro publicado que recoge una conferencia que ofreció en la Universidad San Pablo CEU: Ciencia y Fe: relaciones de complementariedad. Algunas cuestiones cosmológicas. He de decir que tuve la oportunidad de asistir a dicha charla en la Universidad Pontificia de Comillas, en la facultad de ICADE, y fue asombrosa. Una pequeña parte de esta conferencia se recoge en la revista Arbil, en su nº 68.

Últimamente parece que la moda es lo insignificante que es el ser humano en medio del Universo. Se especula incluso con la posible existencia de vida extraterrestre que, curiosamente, siempre la pintamos como altamente superior a la civilización humana. Decía Carl Sagan que "el Universo es indiferente a las preocupaciones de seres tan insignificantes como lo somos nosotros." ¿Es esto así? Veámoslo.

Como bien señala el P. Carreira, el Universo tiene unas características propias que posibilitan la existencia del ser humano. Y esto no es ciencia ficción, lo han demostrado los científicos. Algunas constantes físicas tienen una completa precisión hasta el decimal 50. De tal forma, que si algunas de las propiedades del Universo se cambiasen en grado mínimo, pero suficientemente apreciable, nosotros no podríamos estar aquí: ni yo escribiendo ni el lector leyendo. El estudio de las leyes físicas y el estudio de la materia muestran que si se quiere tener un Universo que albergue vida, no hay prácticamente posibilidad de cambio alguno.

Podemos hacernos las siguientes preguntas (y extraigo de la web de Arbil): "¿Qué ocurriría si el universo tuviese una masa notablemente mayor de la que tiene? Se escribe la masa del universo en términos físicos diciendo que hay aproximadamente 10^56 gr de masa en el universo. ¿Qué ocurriría si en lugar de esto fuese 10^57, o qué ocurriría si fuese 10^55? Pues parece que poco nos importaría a los demás, excepto a los matemáticos. Pero cuando se calculan las consecuencias de ese cambio, se llega a una conclusión sorprendente: NO PODRÍAMOS EXISTIR." (Lamento no poder poner bien los superíndices. El símbolo ^ indica que el número de la izquierda se eleva tantas veces como indica el número de la derecha)

"Cuando estudio partículas elementales veo que un protón, que es la unidad de carga positiva, tiene la misma carga que el electrón, pero el protón es 1.836 veces más pesado que el electrón. ¿Por qué? ¿Qué ocurriría si en lugar de 1.836 fuese 2.000, ó 1500? NO ESTARÍAMOS AQUÍ."

"En física se habla de 4 fuerzas, y sólo 4. Toda la física tiene que explicarse como la actividad de 4 fuerzas: la gravitatoria, la electrornagnética, la nuclear fuerte y la nuclear débil. Si yo comparo la fuerza electrornagnética con la fuerza gravitatoria me resulta que la fuerza electrornagnética entre 2 electrones, que se repelen, pero que se atraen por fuerza gravitatoria, es aproximadamente 10^40 veces más intensa la repulsión que la atracción. La fuerza electrornagnética es increíblemente más potente que la fuerza gravitatoria. ¿Podría cambiarlo y que fuera 10^41 ó 10^39? NO ESTARÍAMOS AQUÍ."

"Y una vez que hemos hablado de las propiedades de la materia en lo más grande: la masa del universo, de la fuerza gravitatoria que es la que estructura las galaxias. Y hemos hablado de la fuerza electrornagnética que es la que produce átomos, moléculas, estructuras vivientes, y comparo esas fuerzas con la fuerza nuclear, que es la que permite que haya elementos corno el carbono, el oxígeno, el hierro, el calcio, todos los cuales necesarios para la vida, me pregunto por el planeta Tierra y la estrella Sol. El Sol es una estrella un poquito mayor que la mayor parte de las estrellas. Pero, ¿qué ocurriría si tuviese un 10% más de masa? NO ESTARÍAMOS AQUÍ. ¿Y si tuviese un 10% menos de masa? Tampoco estaríamos aquí. ¿Y si el planeta Tierra estuviese a una distancia del Sol un 10% más cerca o más lejos? Tampoco estaríamos aquí. ¿Y si el planeta Tierra tuviese un 10% más masa o menos? Tampoco estaríamos aquí. ¿Y si no hubiese Luna? No estaríamos aquí."

Y aquí, antes de seguir con las reflexiones de Carreira, proseguimos la aventura tras el Big Bang. Tras los primeros 10^10 años, en los que se han formado galaxias, también se encuentra en una zona del espacio la, millones de años después, denominada Via Lactea. En ella, en una región del Brazo de Orión se cree que podría existir una estrella muy masiva (varias veces la masa del Sol) que no hubiese perdido mucha cantidad de materia durante su evolución y que habría terminado su vida en forma de supernova. A raíz de esa supernova quedó una nube de gas y materia caliente que giraba en torno a su centro, donde se iba acumulando por la interacción gravitacional el material más pesado. A su vez, alrededor del centro de esta nube comenzaban a formarse otros cúmulos mientras se trasladaban alrededor del mencionado centro, el protosol, que más tarde se convertiría en la estrella llamada Sol. Los cúmulos formados a su alrededor eran los protoplanetas, que más tarde formarían los 9 planetas del Sistema Solar (con las sabidas discusiones de si Plutón puede ser considerado planeta o no y con el recientemente décimo planeta descubierto).

Por la propia gravedad, el material más pesado comenzó a acumularse en el centro del Sistema Solar y en los planetas interiores: Mercurio, Venus, Tierra y Marte. Por contra, los materiales más ligeros se establecieron en forma de planetas exteriores, los gigantes gaseosos: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Es por ello extraña la presencia de Plutón, que debería corresponder siguiendo este esquema a los planetas interiores del Sistema Solar y, sin embargo, es el planeta más alejado del Sol, con el permiso del nuevo vecino. Además es el planeta con la mayor inclinación y excentricidad de todas las órbitas. De tal modo que en ocasiones está más cerca del Sol que Neptuno, y mientras todos los planetas se trasladan en el mismo plano (esto, obviamente, es una aproximación para entendernos), Plutón lo hace en un plano distinto. Se considera también la posibilidad de que fuese un satélite de Neptuno o un objeto del Cinturón de Kuiper (zona exterior del Sistema Solar en la que pulularían objetos pequeños helados), teorías con sus pros y sus contras, así como también el tratarlo como un planeta binario, junto con su satélite Caronte, debido al giro sincronizado de los dos, que siempre se muestran la misma cara.

Pero volviendo de las lejanías del Sistema Solar, nos encontramos con una gran masa rocosa llamada Tierra. Observamos que es el tercer planeta contando desde el Sol y le vemos vagando por el espacio de forma solitaria. Aún no le acompaña su gran compañera de viaje: la Luna.

Cuando la NASA envió a los astronautas a la Luna, señala el P. Carreira en su libro, tenían la misión de recoger rocas lunares para poder determinar el origen de nuestro satélite natural. Existían entonces tres hipótesis en términos familiares: la Luna debe ser hermana de la Tierra, hija de la Tierra o esposa de la Tierra. Que sea hermana quiere decir que nuestro planeta y nuestro satélite se formaron al mismo tiempo del material situado en su zona. Que sea hija de la Tierra quiere decir que de nuestro planeta se desprendió material que fue expulsado al espacio debido a la alta velocidad de rotación que poseía la Tierra por aquel entonces. Que la Luna sea esposa de la Tierra quiere decir que la Luna era un objeto errante del Sistema Solar que al pasar cerca de la Tierra quedó atrapada en su campo gravitatorio y así quedaron ambas enlazadas en el sistema Tierra-Luna.

Cuando los astronatuas Neill Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins volvieron de su misión Apollo XI los científicos de la NASA llegaron a una conclusión sorprendente: ninguna de las tres hipótesis era correcta. Llegaron a decir, en broma, que la Luna no podía existir, que era una ilusión óptica. Hoy sabemos que la Luna se formó debido a un hecho altamente improbable. Un objeto del tamaño aproximado de Marte impactó con la Tierra, e impactó con la velocidad y el ángulo correctos para que los núcleos de ambos objetos se fundiesen. Parte del material de la bola de fuego formada fue expulsado al espacio y de él se formó la Luna.

Y es curioso que ocurriese este hecho con pocas probabilidades, porque gracias a la Luna estamos aquí. Nuestro satélite ejerce su fuerza gravitacional sobre la Tierra, primero lo hizo sobre un mar de lava; más tarde sobre los océanos de agua. La Luna actúa como balancín, manteniendo la inclinación de la Tierra aproximadamente en 23,5º. Sin la Luna, la Tierra cambiaría su ángulo de inclinación, siendo esto incompatible con la existencia de vida. Además, gracias a nuestro satélite tenemos aquí las estaciones. Al estar inclinada la Tierra esos 23,5º se reparte el calor de forma uniforme por la superficie del planeta. Si la Tierra se trasladase con su eje de rotación perpendicular a su plano de traslación tendríamos dos zonas heladas en los casquetes (cosa que tenemos ahora), una zona abrasada en el centro y dos zonas intermedias, una a cada lado, que serían como dos mundos incomunicados. Sería imposible la existencia de vida, aún más añadiendo las inclinaciones del eje que efectuaría nuestro hogar.

Sabemos, además, que nuestro planeta tiene una actividad tectónica de continua, aunque lenta, renovación de la corteza que ningún otro planeta del Sistema Solar presenta, a excepción de Titán, satélite de Saturno. Es por ello que la NASA envió hace poco una misión a Titán en colaboración con la ESA (Huygens-Cassini) para estudiar cómo podría haber sido la Tierra en sus orígenes.

En un determinado momento aparece la vida. No sabemos ni cómo ni cuándo: sólo sabemos que la vida (la auténtica, dejémonos de marcianos y de ciencia ficción) se basa en la química del carbono y en la presencia de agua líquida. En un principio se trataba de bacterias anaerobias, porque el oxígeno era como un veneno. Cuando las bacterias se convirtieron en aerobias, es decir, que podían obtener su fuente de alimento y de vida del oxígeno, la vida compleja comenzó a surgir. Pronto (en términos geológicos) la vida en el planeta se desarrolló hacia formas más complejas.

Existe otro elemento protector de la vida en la Tierra. El núcleo mayoritariamente de hierro que posee nuestro planeta (formado del impacto de ese objeto del tamaño de Marte que formó la Luna, aceptando esta teoría como la más probable) gira y al girar produce un campo magnético del orden de 10^(-5) Tesla. Sin embargo, este campo magnético es suficiente para proteger al planeta de partículas que provienen del espacio (por ejemplo, del Sol) y que harían imposible la existencia de vida, siendo nocivas para todo ser viviente. Es el escudo de la Tierra: la magnetosfera.

Otro escudo terrestre es la atmósfera. Es la capa gaseosa que recubre la Tierra y gracias a la cual existe, entre otras causas, la vida en nuestro planeta. Sin ella, la temperatura de la Tierra de día superaría los 75 ºC, mientras que por la noche sufriría más de 130ºC bajo cero. En la atmósfera se forman las nubes, que provienen en su mayoría de la evaporación del agua de los mares y océanos, que después precipitan en forma de lluvia, nieve o granizo, distribuyendo el agua por todo el planeta (evidentemente, no de manera uniforme) para beneficio de los seres vivos. La composición aproximada de la atmósfera es de un 21% de oxígeno y un 79% de nitrogeno, que hacen el 100% total. Si aproximamos la cantidad total de oxígeno más la del nitrógeno en un 99%, el 1% restante sería para los gases nobles helio, argón, criptón y xenón, para el dióxido de carbono, vapor de agua e hidrógeno.

Gracias a la atmósfera terrestre se mantiene el calor mediante el efecto invernadero, beneficioso mientras no llegue a extremos peligrosos, en nuestro planeta. Las nubes también contribuyen a retener el calor. Si salimos a la calle a una hora temprana de la mañana notaremos menos frío si el cielo está nublado en vez de despejado.

La atmósfera cuenta también con una capa de ozono (una molecula de ozono está formada por tres átomos de oxígeno) que protege a la Tierra de la radiación ultravioleta. Sin esta finísima capa, la vida aquí no sería posible.

Extraigo nuevamente de la revista Arbil: "Muchas veces se habla de la evolución como un fenómeno que ocurre porque las formas antiguas no sobreviven, y las mejores son las que sobreviven. No es verdad. Cada uno de nosotros todavía tiene en el aparato digestivo más microbios que habitantes ha habido en la Tierra en toda su historia. Y los seres que tienen esqueleto externo tampoco desaparecieron cuando aparecieron los vertebrados. Pero una vez que tenemos vertebrados aparecen reptiles y ellos son los reyes de la Tierra, con los dinosaurios durante 150 millones de años. ¿Por qué no duraron otros 60? La única razón es que hace unos 65 millones de años les cayó encima un peñasco de unos 10 Km de diámetro que causó primero una onda de altísima temperatura con incendios de estado planetario, y luego cuando chocó con la superficie, llenó la atmósfera de polvo y humo, de tal manera que durante años no llegó la luz del Sol; las plantas se murieron, se murieron los animales y el 80% o más de todos los seres vivientes de la Tierra desaparecieron. Y esa es solamente la última de 5 grandes extinciones, en algunas de ellas se perdieron más del 90% de todos los seres vivientes. Y de no haber habido esas extinciones NO ESTARÍAMOS AQUÍ."

Decía Forrest Gump "yo no sé mucho sobre casi nada", pero claro, uno lee bien todos estos datos, analiza, piensa... Y no es fácil aceptar que esto ha ocurrido porque sí. Para mí, personalmente, y para los mejores científicos de la historia, que han sido creyentes (Dios me libre de tratar de compararme con ellos, cosa imposible), no es aceptable decir que el azar ha hecho esto, más aún cuando el azar no existe (de esto hablaremos otro día). No es una razón decir porque sí. Equivale a no decir nada.

¿Pueden haberse dado estas condiciones en otro lugar del Universo? Sí, afirma Manuel Carreira, es algo que está dentro de las posibilidades de la Física y todo cuanto entra dentro de ella es posible. Si pensamos, por contra, si las leyes de la Física permitirían que al dejar yo caer un bolígrafo sobre una mesa este quedase de punta sobre ella concluimos que sí podría ser. Ahora bien, ¿es probable? Pues aplíquese al caso de la vida. Ni que decir tiene que estas condiciones que ha sufrido la Tierra, como la existencia de agua líquida, atmósfera de nitrógeno y oxígeno y demás, han de darse durante millones de años, no basta unos pocos miles de años.

Llega un momento en que buscamos la existencia de inteligencia. ¿Está en seres extraños, verdes y alargados de avanzadísimas civilizaciones que siempre nos dejan en ridículo en las películas estadounidenses hasta que el Presidente en persona acaba con ellos? Por favor, dejémonos de fantasías. La inteligencia se encuentra en el hombre que busca la Verdad, la Belleza y el Bien. Y se encuentra, curiosamente, cuando hace cosas que no contribuyen en nada a su supervivencia. Porque un hacha corta igual si el mango es bonito o no. Y una cueva abriga lo mismo si hay bisontes pintados en sus paredes o no.

No quiero ni pensar el disgusto que se habría llevado Miguel Ángel si alguien le hubiese dicho que su "Moisés" fue fruto del azar, o su Capilla Sixtina. ¿Por qué el Universo es como es? ¿Por qué es así y no de otra forma? Porque está hecho para que exista el hombre. Esto es el Principio Antrópico.

No sé si, como decía Carl Sagan, el Universo es indiferente a nuestras preocupaciones, si acaso un sistema material puede ser indiferente (obviamente ni sí ni no). Lo que es evidente es que no somos fruto del azar, sino que una Inteligencia suprema ha hecho en el lugar donde vivimos, el Universo, el hogar que habitamos, la Tierra, para que nosotros podamos existir. Naturalmente esto escapa a la ciencia. La ciencia jamás podrá rebatir ni argumentar a favor la existencia de Dios. Pero de ella nos podemos servir para comprender lo que ocurre a nuestro alrededor. Ojalá veamos esto claramente y lleguemos a decir como manifestó un santo: "yo no creo en Dios, le veo."

Así es como en el principio creó Dios los cielos y la tierra...

NOTA: hoy, 16 de marzo de 2006, unos meses después de comenzar el blog, quisiera aclarar este artículo, más bien el final del mismo. Evidentemente, no hay una ecuación que demuestre la existencia de Dios, igual que tampoco existe una que la refute, ya que la idea de Dios no pertenece a la ciencia. El último párrafo y la última frase no son científicas: son conclusiones que se pueden extraer de las observaciones científicas, pero no pertenecen a ella. Igual que se puede deducir que un cuadro lo ha pintado alguien y, sin embargo, esa deducción no pertenece al arte ni a la pintura. También hay que tener en cuenta la frase final, tomada del libro del Génesis. Es una frase que en ningún caso se debe tomar al pie de la letra, cosa que hacen aquellos que buscan atacar a los creyentes y aquellos que mezclan ciencia y religión como quien mezcla churras con merinas.

martes, septiembre 20, 2005

Alfa

Alfa es la primera letra del alfabeto griego. Equivale al principio de algo. De hecho, de Dios se dice que es "el alfa y la omega", el Principio y el Fin. Omega, naturalmente, es la última letra del alfabeto griego.

Pues situémonos en el momento "Alfa": el principio de todas las cosas. La teoría más aceptada actualmente sobre el origen del Universo es la teoría del Big Bang o de la Gran Explosión. Por tanto, para explicar cómo estamos aquí debemos, de momento, atenernos a esta idea: con sus aspectos a favor y con sus problemas.

¿Qué dice esta teoría? ¿Y de dónde viene?

La teoría de la Relatividad de Einstein mostraba que el Universo está en expansión. Sin embargo, esto no era aceptable para el propio Albert Einstein y otros científicos. Para Einstein, esta idea sugería que el Universo debía haberse formado a partir de un único punto, lo cual le parecía absurdo. Para otros científicos de la época, implicaba, en principio, que un origen violaría la invarianza de las leyes.

Existían algunos modelos del Universo por aquel tiempo. El primero en considerar seria y científicamente el problema, fue el sacerdote y astrónomo belga, George Lemaître, el cual se basó en las entonces recientes ideas de la estructura del átomo de Rutherford y en la teoría cuántica de Max Planck. Lemaître propuso el átomo primordial, el cual se fue dividiendo dando lugar a toda la materia del Universo.

Dicha teoría fue rechazada en principio. Hubble tomó otro modelo del Universo que no requería tantos ajustes y nuevas explicaciones, y propuso un modelo de Universo en expansión. La ley de Hubble indica de forma parecida a la teoría de la Relatividad, una expansión del Universo, donde todas las galaxias se alejan unas de otras. Dicha teoría adquiere sentido con el Principio Cosmológico: "El Universo es homogéneo e isótropo a grandes escalas: las
propiedades del universo a gran escala no depende de la posición o de la dirección desde la cuál las midamos."


Hubble concluyó, mediante el efecto Doppler, que el Universo se estaba expandiendo. A este fenómeno lo llamó "corrimiento hacia el rojo". Es el mismo fundamento que permite a la policía saber a qué velocidad se aleja un vehículo. Hubble postuló que el Universo se expande de tal forma que cuanto más débil es el brillo de una galaxia, mayor es su velocidad de alejamiento: cada galaxia se aleja de nosotros a una velocidad proporcional a su distancia.

La constante de Hubble dio el primer cálculo de la edad del Universo y lo dató en unos dos mil millones de años de vida. Esto, en principio, fue una absoluta contradicción. Los geólogos habían datado la edad de la Tierra en unos cuatro mil o cinco mil millones de años. No podía ser la Tierra más antigua que el Universo. ¿Quién tenía la razón? Más tarde, con las mejoras tecnológicas se calculó con mayor precisión la constante de Hubble y actualmente la edad del Universo se sitúa en torno a los diez mil millones de años.

Sin embargo, este enfrentamiento entre las dos edades contradictorias puso de manifiesto la postura de algunos científicos que no aceptaban la teoría de la expansión. La idea alternativa del momento era el estado estable: el Universo existe desde siempre como lo vemos y la materia se crea de la nada en la medida justa para dar respuesta a la separación de las galaxias observadas. Naturalmente, esto contradice el Principio de Conservación de la Materia que establece que "la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma".

Los principales defensores de la teoría del estado estable fueron Thomas Gold, Fred Hoyle y Hermann Bondi. Fue precisamente Hoyle quien, irónicamente, se refirió a la teoría rival llamándola Big Bang.

¿Qué nos enseña la teoría del Big Bang?

En un principio, toda la materia y la energía se encontraban acumuladas en un punto. Era un gas muy caliente de partículas; más tarde de helio e hidrógeno. El Universo por aquel entonces no era transparente. Un observador que hubiese podido situarse fuera de él habría visto únicamente sus capas exteriores. La luz chocaba continuamente con las partículas del gas.

Se produjo en un determinado momento la Gran Explosión. Hoy día estamos continuamente en contacto con las cenizas de esa Gran Hoguera. En cada vaso de agua que bebemos, ingerimos hidrógeno, ceniza de esa explosión junto con el helio. También se encontró en su momento una radiación de fondo predicha por los defensores del Big Bang, que hallaron Arno Penzias y Robert Williams, estudiando en 1964 posibles fuentes de ruido que contaminasen las comunicaciones con los primeros satélites. Descubrieron una radiación que venía de todas partes y que coincidía con la que mostraría un objeto a una temperatura cercana a los 5 K.

¿Qué ocurrió después de la explosión?

Una página argentina de astronomía nos muestra, recogidos en una tabla, los acontecimientos posteriores al Big Bang. Así mismo, en la web de la NASA se puede observar un gráfico que muestra brevemente la evolución de la Gran Explosión.

¿Qué puntos a favor y en contra tiene la teoría del Big Bang?

A favor:
- Predice un origen común para el espacio y el tiempo, es decir, para el Universo.
- Explica la formación de la materia y su distribución actual.
- Se fundamenta en la teoría de la Relatividad General, de Albert Einstein.
- Predice la evolución de los objetos y estructuras cósmicas.

En contra:
- El llamado corrimiento hacia el rojo no tiene por qué ser explicado desde el punto de vista de alejamiento de las galaxias. Existen otros fenómenos que lo producen.
- Cada partícula, salvo los neutrones, tiene su antipartícula. Si una partícula se encuentra con su antipartícula, desaparecen en un resplandor de energía. Es lógico pensar que en el inicio, en una nube de gas tan denso en el que la propia luz chocaba con las partículas, muchas partículas (valga la redundancia) deberían haberse desintegrado con sus antipartículas.

He podido leer en la página web de la NASA que un problema de la teoría del Big Bang es que no tiene la intención de explicar cómo estructuras como las estrellas y las galaxias vinieron a existir ("The Big Bang theory makes no attempt to explain how structures like stars and galaxies came to exist in the universe."). El Big Bang explica la formación del Universo y explica cómo se formó la materia a partir de esa Gran Explosión. Ahora bien, si por esta afirmación se entiende (yo lo entiendo así, si estoy equivocado, acepto correcciones) un intento de preguntar por qué ocurrió esto, la ciencia no está capacitada para contestar...

Pero de eso hablaremos más adelante.

Notas
No soy cosmólogo (por desgracia) ni un gran científico (qué se le va a hacer). Soy un simple estudiante amante de la ciencia y, concretamente, del Universo. La información detallada en este artículo ha sido recopilada de un par de libros y de otras páginas web de Internet. Si el lector detecta fallos en las argumentaciones, puntos a favor o en contra de la teoría del Big Bang, argumentándolo seriamente, que no dude en dejar su comentario. Muchas gracias a todos por vuestra atención.


Bibliografía
http://www.tagnet.org/jae/multimedia/lectura/bigbang.htm#TEMA5
http://segre.ieec.uab.es/AA_UAB/2004-05/ApuntesCosmo/Chapter1.pdf
http://map.gsfc.nasa.gov/m_uni/uni_101bblimit.html
http://feinstein.com.ar/Corrimientoalrojo.html
http://feinstein.com.ar/DespuesdelBigBang.html

lunes, septiembre 05, 2005

Aviso

Saludos a los lectores. A partir del 23 de septiembre, cuando el fin de exámenes me lo permita, empezarán a ser publicados los primeros artículos del blog.

Gracias por la atención.

visitas desde el 2 de Septiembre de 2005.

Ciencia y Preguntas: blog creado en Agosto de 2005.


Ciencia - Preguntas - Ciencia y Fe - Principio Antrópico - Misiones espaciales: NASA, ESA - Artículos científicos - Enlaces de ciencia - Libros científicos - Fotos e imágenes del Universo - Directorio de Blogs en España - Blog de HazteOir.org (Blogs HO)